Read Maldito amor Online

Authors: Marta Rivera De La Cruz

Tags: #prose_contemporary

Maldito amor

BOOK: Maldito amor
12.21Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads
Annotation
   Subtitulado: Guía para entender a tu corazón
   Definitivamente, nuestro corazón es más complejo de lo que pensamos. Diez relatos de amor que se centran, cada uno de ellos, en un aspecto relevante de las relaciones sentimentales y las emociones amorosas: celos, enamoramiento, infidelidad, dependencia, incomunicación, desamor, compromiso, ruptura, pasión...
   La obra ha sido escrita a cuatro manos: Marta Rivera de la Cruz se encarga de ejemplificar la problemática con relatos de pareja, mientras Carmen Loureiro cierra cada una de esos apartados dando la visión de un profesional en el asunto.
MARTA Y LOUREIRO, CARMEN RIVERA DE LA CRUZ

 

 

Maldito amor

 

 

 

 

 

 

 

Oniro
Sinopsis

 

   Subtitulado: Guía para entender a tu corazón
   Definitivamente, nuestro corazón es más complejo de lo que pensamos. Diez relatos de amor que se centran, cada uno de ellos, en un aspecto relevante de las relaciones sentimentales y las emociones amorosas: celos, enamoramiento, infidelidad, dependencia, incomunicación, desamor, compromiso, ruptura, pasión...
   La obra ha sido escrita a cuatro manos: Marta Rivera de la Cruz se encarga de ejemplificar la problemática con relatos de pareja, mientras Carmen Loureiro cierra cada una de esos apartados dando la visión de un profesional en el asunto.

 

 

 

   Autor: Rivera de la Cruz, Marta y Loureiro, Carmen
   ©2012, Oniro
   ISBN: 9788408119791
   Generado con: QualityEbook v0.73
Maldito amor
   Índice

 

   Portada
   Capítulo 1. La prueba
   La trampa de los celos
   Capítulo 2. Señales
   El juego amoroso
   Capítulo 3. Mademoiselle llega a las cinco
   Amar para transformarse
   Capítulo 4. La huida
   Amar con miedo
   Capítulo 5. Las hojas muertas
   El compromiso
   Capítulo 6. Hay tantas formas de romper
   Perder un amor
   Capítulo 7. Le he dicho que volvería pronto
   El amor dependiente
   Capítulo 8. Tengo que llamar por teléfono
   Amar y envidiar
   Capítulo 9. Infieles
   El amor infiel
   Capítulo 10. Cuestión de detalle
   La decepción
   Notas
   Descubre la obra de Marta Rivera de la Cruz en ebook
   Créditos

 

   
La prueba

 

   Laura era celosa. Mucho. Al principio, a Pedro le hacía gracia pensar que una mujer tan guapa, tan inteligente, con tanto éxito profesional, pudiese ser también una persona insegura. Hasta le divertía que lo bombardease a preguntas cuando llegaba a casa después de haber tomado una copa con gente del trabajo: «¿Dónde has estado? ¿Con quién? ¿Había muchas chicas? Pero ¿quiénes eran? ¿Sara? ¿Quién es Sara? No la conozco, nunca me habías hablado de ella. ¿Es guapa?».
   Al principio, Pedro se lo tomaba a broma, y describía a Sara como una belleza misteriosa o como una especie de monstruo con faldas, depende del día, pero cuando se dio cuenta de que Laura escuchaba sus explicaciones con una atención reverencial, desproporcionada, como si su vida dependiese del atractivo de las acompañantes ocasionales de su pareja, acabó por no jugar con esas cosas y decir que ni siquiera se había fijado en la tal Sara. Lo cual, por cierto, era verdad: Pedro estaba colado por Laura. Para él no había una chica más guapa, más lista ni más apetecible, y ni en un millón de años se le habría ocurrido hacer nada que pusiese en peligro la relación que mantenía con ella.
   Pedro no entendía aquella obsesión de Laura. Admitía con total naturalidad que Laura valía mucho más que él. Su novia no sólo era una mujer muy atractiva, sino que además presentaba un programa de televisión. Bastaba con que hiciera una señal para que una docena de hombres se tendiesen a sus pies. Él, sin embargo, era un tipo del montón que ni siquiera entendía qué era lo que Laura veía en él. Y, sin embargo, no desconfiaba de su fidelidad, ni veía una amenaza en cada uno de sus cuarenta mil seguidores masculinos de Twitter. Por el contrario, Laura había revisado incluso su cuenta de Facebook y le había pedido información sobre cada una de las chicas con las que estaba en contacto. Que, dicho sea de paso, tampoco eran muchas. Pero Laura tomaba a cada una de aquellas chicas —antiguas compañeras de clase, amigas de toda la vida, hasta una ex novia de la adolescencia— por una posible rival. Así que, por no tener líos, por ahorrar disgustos a su novia y problemas para todos, casi sin darse cuenta, Pedro empezó a ignorar sistemáticamente las ofertas femeninas de amistad que llegaban a su muro. Total, él no era mucho de redes sociales, y apenas usaba FB un par de veces a la semana. Pero, en su fuero interno, sabía que aquélla era una claudicación sin demasiado sentido. Una manera de respetar innecesariamente una manía de Laura.
   Lo malo es que Pedro podía hacer una criba de su Facebook, evitar la compañía de mujeres que pudieran resultar lejanamente sospechosas y asegurar a Laura que ninguna de las chicas de la oficina le interesaba lo más mínimo (cosa que era verdad: dos le caían bastante mal, otra era fea a rabiar, la otra tenía cuatro hijos y muy malas pulgas), pero para su novia eso no era bastante.
   Una vez, cuando Pedro tuvo que pasar dos días fuera de Madrid por un asunto de la empresa, no sólo lo llamó al teléfono once veces —¡once!—, sino que, a la hora de la cena, tuvo que pasarle a su compañero para que confirmase que, efectivamente, estaban cenando los dos solos, en el hotel, y que se iban a ir a dormir pitando porque al día siguiente tenían que levantarse a las seis y media de la mañana.
   Aquella vez Pedro no se sintió halagado por el interés de Laura, sino más bien molesto. Había sido muy ridículo lo de pedirle a Germán (que era un compañero de trabajo, no un amigo íntimo) que corroborase sus planes para aquella noche.
   —Lo siento ¿eh? Laura es un poco celosa...
   —Tranquilo, tío. Son cosas de mujeres.
   Sí, sí, cosas de mujeres, pero Germán también tenía una novia y sólo le había llamado una vez. Y había sido para preguntar dónde había dejado una carpeta con papeles y si hacía buen tiempo por Sevilla, que en Madrid estaba lloviendo. Aquella noche, Pedro se fue a dormir temprano, fastidiado de verdad, enojado con Laura. ¡Pedir pruebas de su comportamiento! ¡Hacerle pasar por semejante trago! ¡Y con Germán, con quien tampoco tenía tanta confianza como para hacerle testigo de las chifladuras de su pareja! Se dijo que había llegado el momento de tener una larga charla con su novia.
   Fue una conversación desagradable, o al menos así la recordó él. No había sido fácil desgranar todo el rosario de quejas y pequeñas ofensas acumuladas durante aquellos meses. Para Laura debió de ser humillante enfrentarse a cada uno de sus ataques de celos, sobre todo porque, contados en voz alta, se volvían incluso más ridículos de lo que ya eran.
   —Pero ¿cómo se te ocurre registrarme los bolsillos? ¿Qué esperabas encontrar?
   —Yo... No sé...
   —¿Y el móvil, Laura? ¿Te crees que no me doy cuenta de que fisgas mi agenda? ¿De que controlas las llamadas que hago?
   —Que no, Pedro, que eso fue por casualidad... Te cogí el teléfono porque el mío estaba sin batería y no sé cómo le di a...
   —¡Por favor!

 

   Después de intentar justificarse con unas excusas tan malas que daban risa, Laura se había echado a llorar. A Pedro le dio lástima. Era triste ver a Laura hecha un mar de lágrimas, primero tratando de quitar importancia a aquellos gestos suyos, luego intentando explicar que sus dudas, su inquietud y su desconfianza nacían de lo mucho que le quería.
   —Tú no puedes entenderlo —le dijo—. No sabes lo que se siente...
   En eso tenía que darle la razón: no tenía la menor idea de lo que se sentía. No era celoso, nunca lo había sido. Sí, por supuesto que le daba miedo perder a Laura. Obviamente, sabía que el que ella lo dejase por otra persona era algo que podía ocurrir. Pero, por salud mental, procuraba no pensar en ello. Sin embargo, Laura no parecía tener otra cosa en la cabeza.
   —Laura, yo te quiero mucho... Nunca en la vida se me ocurriría engañarte. Jamás. ¿Tú sabes lo que decía la mujer de Paul Newman? Que para qué iba a salir a comerse una hamburguesa si tenía el solomillo en casa. Pues lo mío es igual... Tú eres mi solomillo.
   Ella se había reído a través de las lágrimas, y luego se habían abrazado y ella le había prometido que iba a intentar cambiar, que había sido una tonta, que en el futuro iba a tratar de dominar aquellos celos que no llevaban a nada. Y él quiso creerla.
   Las cosas mejoraron entre ellos dos. Al menos, no volvió a sorprenderla vaciando sus bolsillos, ojeando su correo electrónico o intentando escuchar sus conversaciones. Y en el último viaje de trabajo, ella se limitó a enviarle un par de sms cariñosos y a decirle que se fijase bien, que al despedir el informativo iba a tocarse el pelo en un gesto dedicado a él.
   Pero entonces apareció en escena Inés Almagro. Y las cosas volvieron a complicarse.
   Inés había ido con Laura al colegio. Llevaban casi quince años sin verse, pero durante la EGB habían sido las mejores amigas del mundo. Luego, Inés se marchó a Argentina con sus padres y ella y Laura perdieron el contacto. Se habían localizado gracias a FB el año anterior, y ahora la empresa en la que trabajaba Inés la había trasladado a Madrid. Quedaron para verse, y Laura pidió a Pedro que la acompañase.
   —Pero ¿no prefieres ir sola? Tendréis cosas de que hablar...
   —No, hombre. Además, ha pasado tanto tiempo que a lo mejor ya ni surgen temas de conversación.
   —¿Cómo es?
   —Pues mira, no lo sé, porque es de esas que colocan una foto del perro en el perfil. En el colegio era el patito feo: gafas de culo de vaso, aparato en los dientes, dos coletas tiesas...
   —A lo mejor ha cambiado —dijo él, por decir algo.
   —¿Tú crees?
   Pedro quiso pensar que eran imaginaciones suyas, pero le pareció que Laura había dado un respingo cuando él insinuó la posibilidad de que el patito feo se hubiese transformado en cisne.
   Habían quedado en el vestíbulo del hotel de lujo en el que la empresa de Inés la había alojado hasta que encontrase un apartamento para instalarse. Estaba esperándolos cuando llegaron, y menos mal que fue ella quien reconoció a Laura, porque su amiga habría sido incapaz de adivinar a su antigua compañera de clase en aquella belleza de piernas larguísimas, ojos oscuros y espléndida melena negra. No había rastro de aquellas gruesas gafas que le habían amargado la infancia, y el corrector dental había obrado un milagro con aquella dentadura perfecta que mostraba una sonrisa luminosa:
   —¡Laurita! ¡Estás igual!
   Laura dirigió una sonrisa trémula a Inés Almagro.
   —Pues es evidente que tú no...

 

   Como se demostró en la cena, Inés no sólo era una mujer guapa, sino también divertida, y a juzgar por el puesto que ocupaba en la multinacional que la había enviado a España, también debía de ser inteligente. En el restaurante nadie quitaba ojo de la mesa que ocupaban: entre que todo el mundo conocía a Laura, y que Inés llamaba la atención, cenaron bajo la atenta mirada de una veintena de personas.
   —A ver, Pedro,
contame
de ti. —Para completar el conjunto, Inés había adquirido un delicioso acento argentino—. De Laura ya lo sé todo, Internet está lleno de información suya.
   —Yo no tengo mucho que contar. Soy visitador médico. Uno de esos pelmas que van de consulta en consulta intentando colocar medicinas. Las enfermeras me odian y los doctores me huyen. Fin. —Inés se echó a reír. Tenía (cómo no) una risa musical y contagiosa.
   —Ay, Laurita, no me habías dicho que tu novio era tan gracioso.
   Pero Laura no pareció agradecer el piropo ajeno.
   —No te creas... Hoy tiene una buena noche.
   Inés se volvió hacia Pedro.
   —Oye, mi empresa es propietaria de dos hospitales... No sé ni cómo se llaman, ya me enteraré... Puedo ponerte en contacto con los directores para que
vayás
por allí.
   —¿Lo dices en serio? Me vendría de perlas...
   Era una oferta increíble. Obtener una tarjeta de presentación para dos clínicas importantes era como que te tocase la lotería. Pedro ni siquiera se dio cuenta de que Laura había cambiado de color cuando Inés tendió su tarjeta a Pedro.
   —La va a perder —dijo, con la voz un tono más bajo—. No sabes lo despistado que es.
   —Como todos los hombres. ¿
Tenés
una tarjeta? ¿No? Bueno, da igual, dame tu mail y yo te contacto. Hablo con los gerentes y les diré que si no te tratan bien, yo misma iré por allí para arrancarles la cabeza. —Se volvió hacia Laura—.
Oíme
, eso que me dijiste por mail del nuevo programa de entrevistas... ¿Cómo va? ¿Sale al final o no?
BOOK: Maldito amor
12.21Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Other books

A Father's Promise by Carolyne Aarsen
Her Dark Curiosity by Megan Shepherd
The Adults by Alison Espach
Half Bad by Sally Green
More Bang for His Buck by Madelene Martin
Hard Love by Ellen Wittlinger
A Nation Rising by Kenneth C. Davis
Gaudete by Ted Hughes
Perfect Match by Monica Miller