Read El joven Lennon Online

Authors: Jordi Sierra i Fabra

Tags: #Relato, #Biografía

El joven Lennon

BOOK: El joven Lennon
ads

 

Se han escrito muchas cosas sobre John Lennon: beatle, cantante, artista individual, símbolo de tantas realidades humanas… Pero nos han llegado muy pocos datos sobre sus vivencias durante la adolescencia, etapa que acostumbra a marcar nuestra vida de manera imborrable. ¿Qué hizo este mito de la música de los catorce a los dieciocho años? Esta es la intención del autor: contarnos la adolescencia de Lennon y mostrarnos como todo lo que hizo después se gestó durante estos tres años.

Jordi Sierra i Fabra

El joven Lennon

ePUB v1.0

EfeJota
02.03.13

Título original:
El joven Lennon

Jordi Sierra i Fabra, Febrero 1988.

Diseño/retoque portada: Zardoya

Editor original: EfeJota (v1.0)

ePub base v2.1

A ti

Prólogo

1940

JOHN Winston Lennon nació el 9 de octubre de 1940 en el Hospital de la Maternidad de Oxford Street, en Liverpool, durante un bombardeo de la aviación alemana.

El futuro había llegado.

Liverpool

1955

1

EL barco, de nombre
Quijote del Mar
y bandera española, dejaba atrás el Albert Dock, también conocido como muelle del Túnel porque casi en su subsuelo el ferrocarril atravesaba el río Mersey. Su imagen tenía la apariencia de lo cotidiano y la profundidad de lo imperecedero. Era un barco que iba o venía —¿cómo saberlo en profano?—, que se hundía al límite de su calado, dejando ver que sus bodegas estaban bien cargadas, y que iniciaba su viaje con la comedida quietud del que se va sin hacer ruido, como si quisiera no molestar. En unos minutos enfilaría hacia el norte, Mersey arriba, hasta ganar la bahía de Liverpool, y con ella el mar de Irlanda, y la inmensidad del océano Atlántico, y después...

Hong Kong, Barcelona, Nueva York. O ninguno de esos nombres o quizá todos.

Nueva Zelanda.

John suspiró al evocar en su mente esta palabra. Había tenido que buscar su exacto emplazamiento hacía no mucho tiempo. El mundo era demasiado grande. Y Nueva Zelanda parecía hallarse en uno de sus confines.

Se encogió de hombros sin darse cuenta. Al fin y al cabo, hacía casi diez años que él le dijo si quería acompañarle. Y todo el mundo sabe que diez años es mucho tiempo.

—Apuesto a que ni siquiera estás en Nueva Zelanda —le dijo al barco, cuya quilla partía solemne y silenciosamente las plomizas aguas del río—. Puede que estés aquí. en alguna parte de Inglaterra, desde hace tiempo.

El barco se alejó, con su silueta blanca y negra recortándose contra los muelles del oeste, al otro lado del Mersey. A espaldas de John, el tráfico de la calle Strand rugía anunciando la hora del almuerzo.

El muchacho no se movió.

En los últimos meses la pregunta le asaltaba a menudo, y muy especialmente en los muelles, al frecuentarlos durante el día o al anochecer, viendo a los marineros por las tabernas de Wapping, Chaloner, Sefton o Bath. Era muy curioso; nunca le dio importancia a su decisión. A fin de cuentas tenía sólo cinco años. Pero ahora...

¿Le hubiera dejado su madre? ¿Qué habría hecho él en Nueva Zelanda? ¿Sería feliz viviendo una existencia aventurera, en contraste con la monotonía que le presidía ahora, o, por el contrario, habría acabado en un hospicio, abandonado, o con una mujer olvidada por su padre?

Las campanas de la catedral anglicana llegaron nítidamente a sus oídos. De mala gana se puso en pie, sacudiéndose el polvo del pantalón. Faltando diez días para su cumpleaños, era mejor no forzar la situación, aparentar cooperación y buen ánimo. Después de todo, ¿a quién le importaba?

Miró por última vez en dirección al barco. Hacia el norte la concentración de nubes era alarmantemente compacta, ofreciendo una línea de marcada negrura, lo mismo que un mal presagio. Por su imaginación pasaron algunas escenas emocionante: el
Quijote del Mar
atrapado por la tempestad, luchando denodadamente con la tormenta, cuyas olas de veinte metros barrían la cubierta. Los hombres, despreocupados de ella, aseguraban la carga, desafiando a los elementos. Todos tenían la piel curtida y el valor rezumando por cada poro. Todos tenían mujeres e hijos, o novias, esperándolos en alguna parte.

Y volverían.

Algo que su padre no había hecho.

Dio la espalda al Mersey. Tenía frente a él Liverpool, una más entre las grandes ciudades, cargada de presente y de pasado y desvelando a medias su futuro. Liverpool. Puerto, palpitar, puerta atlántica, conexión americana de la Inglaterra de la posguerra, obreros, esperanzas.

Cruzó la calle Strand caminando hacia la Canning Place y vio el periódico en el puesto de la esquina. El titular era sensacionalista: «James Dean muere destrozado en su propio coche».

James Dean. El último rebelde.

Pasó casi un minuto contemplando el titular, la noticia, las frases alusivas a la rápida carrera del nuevo niño dorado de Hollywood, y los comentarios en torno a su tragedia, su locura. El Porsche deportivo que conducía era un amasijo de hierros retorcidos. Un juguete roto.

—Para uno que lo consigue, va y se mata —suspiró John.

El vendedor del puesto no le quitaba ojo de encima. Sus manos quedaban ocultas por un pequeño mostrador. El muchacho le sonrió de repente, violentamente casi, y sus ojos se abrieron y cerraron varias veces antes de dejar de sonreír, también bruscamente.

Luego dio media vuelta y se marchó.

2

CUANDO entró en la sala su tía Mimi terminaba de poner la mesa. Miró distraídamente el lugar vacío de su tío George, muerto de una hemorragia cerebral dos años antes. Eso le hizo asociar ideas.

—Se ha muerto James Dean.

Tía Mimi cruzó las manos a la altura del pecho

—¡Jesús, con lo joven que era! ¿Cómo ha sido?

—Se ha hecho papilla con su coche. Aún deben de estar retirando pedazos de su cuerpo.

La mujer se estremeció.

—¡Por favor, no seas macabro, Johnny! —protestó.

El muchacho paseó una mirada a su alrededor tratando de adivinar lo que habría de comer. Por lo general no discutía con su tía, que era una mujer menuda, afable y llena de vitalidad. En esta ocasión, sin embargo, se sentía combativo. No podía apartar de su memoria al
Quijote del Mar
, la tempestad hacia la que se dirigía al salir del puerto, la idea del peligro.

—¿Llamas a eso ser macabro? ¿Qué prefieres que diga? —su tono se hizo solemne—.
James Dean, ese pobre y sencillo muchacho que hacía cine y era tan guapo, ha pasado a mejor vida.
¿O prefieres esto? —volvió a cambiar el tono, imitando al pastor de su iglesia—:
Temeraria e imprudentemente, en la flor de su juventud, James Dean…

—¡Johnny, por favor! —protestó tía Mimi en tono de suave reproche.

—Lo cierto es que se la ha pegado, ¿sabes?

—¡Johnny!

Sabía muy bien que su tía raramente se enfadaba. Cedió. La hoja del calendario marcaba el último día de septiembre. Le faltaban diez para cumplir los quince. No estaba mal.

—¿Vendrá mamá el día de mi cumpleaños?

—¿En qué cae? —preguntó tía Mimi distraídamente.

—En lunes.

—Entonces no lo sé.

—El año pasado vino, ¿no?

—Era domingo.

—La última vez dijo que pasaría uno o dos meses con nosotros a final de año. Octubre es casi final de año. Podría…

Tía Mimi levantó la cabeza y le cubrió con una amorosa mirada. Fue algo instintivo, desbordante, que ahogó en ella toda pena e inquietud, y eliminó sus miedos, compasión y paternalismo. Fue sólo un instante. Renacieron en ella la ternura y la bondad, dulces y tiránicas a la vez.

—¿Dónde has estado? —preguntó cambiando de conversación.

—En el puerto.

—No sé qué demonios…

—Me gusta.

Tía Mimi se fue de prisa hacia la cocina al escuchar el borboteo de la olla. John fue tras ella.

—Tú no llegaste a conocer a mi abuelo Jack, ¿verdad?

Los ojos de la mujer se abrieron como platos.

—¡Jesús! —dijo asustada—. Llevaba muerto veinte años cuando tu padre y tu madre se casaron. ¿Cómo iba a conocerle?

—Papá pudo haberte enseñado alguna fotografía.

—John —el rostro de tía Mimi reflejaba su extrañeza—. Tu abuelo Jack murió cuando tu padre tenía cinco años, y él fue a parar al orfanato. ¿Cómo iba a tener una fotografía suya? Además, eso fue hacia mil novecientos diecisiete, en la Primera Guerra Mundial. ¿A qué viene todo esto?

El muchacho fue el que ahora mostró sorpresa.

—No, por nada. Me ha venido a la cabeza.

Tía Mimi tomó la sopera. Esperó a que su sobrino le abriese la puerta y salió rápidamente de la cocina. John la siguió dando largas zancadas. Después de sentarse a la mesa, fijó su mirada en el minúsculo lago de sopa de su plato. Aguardó a que tía Mimi hiciera lo mismo. Y antes de que ella empezara la oración, preguntó:

—¿Sabías que James Dean perdió a su madre a los nueve años, y su padre le dejó con unos tíos porque él no podía cuidarle?

3

SE sentó en cuclillas y colocó la guitarra sobre sus rodillas. Le bastó con alargar un brazo para poner en funcionamiento el tocadiscos de color negro, de un negro más intenso todavía en la penumbra de su habitación. El plato, rodando a setenta y ocho revoluciones, arrastró en su giro el disco. Cuando depositó la aguja en los primeros surcos, un ruido, mitad zumbido, mitad crujir de miles de diminutos insectos, le envolvió.

Se concentró en su guitarra, hasta que por el altavoz el inconfundible sonido y magistral estilo de Django Reinhardt le obligó a moverse. Su mano izquierda hizo que cada dedo pinzase una cuerda en lo alto del mástil. La derecha punteó las cuerdas, torpemente, sobre la caja acústica.

Una vez, dos.

Detuvo la aguja y volvió a colocarla al principio del disco. Esperó, con los ojos cerrados y las manos inmóviles, a oír por segunda vez el inicio del tema. Lo tarareó. Colocó una tercera vez la aguja al comienzo del disco, y luego una cuarta, una quinta y una sexta. A la séptima intentó de nuevo tocar lo que oía, sin éxito.

—Maldito compás —farfulló en un acceso de rabia.

Se olvidó del disco. Ahora lo tenía fresco en la memoria, igual que un pájaro atrapado al vuelo. Los dos primeros compases estaban asimilados. Fallaba el tercero y el rápido cambio. Otra cosa era sonar como Reinhardt. Lo importante seguía siendo asimilar la melodía. Puso el dedo anular en el último traste y probó con las tres primeras cuerdas. El sonido de la tercera le hizo saltar de alegría.

—¡Ahí está!

Un momento. ¿Cómo eran los dos primeros? Dejó la mano izquierda inmó­vil y punteó con la derecha. Uno, dos y tres. Uno, dos y tres. Poco a poco, más rápido, aprendiendo el movimiento, así: poco a poco, más rápido, uno, dos y tres, los ojos bien abiertos.

—¡Mmmm, soy un genio!

Puso el disco, y dejó que la música sonase un poco más. Volvió a colocar la aguja al comienzo. Otra vez. Y otra. Y otra.

—¡Johnny!

Casi lo tenía, estaba seguro. El grito de su tía le desconcertó un poco, pero no perdió la calma. Tocó el primer compás y descubrió maravillado que lograba enhebrarlo con el segundo, hasta el acorde final.

—¡Johnny!

La última nota fue absolutamente disonante. Johnny arrugó el entrecejo y no reprimió la invasión de las furias.

ADS
15.4Mb size Format: txt, pdf, ePub
READ BOOK DOWNLOAD BOOK

Other books

Conflagration by Mick Farren
Hidden Prey (Lawmen) by Cheyenne McCray
Liquidate Paris by Sven Hassel
Lost for Words by Alice Kuipers
Triple Trouble by Lois Faye Dyer
Moonlight by Katie Salidas
The Knight Behind the Pillar by John Pateman-Gee
Rain Gods by James Lee Burke
My Sister Jodie by Jacqueline Wilson