Read La liberación de la Bella Durmiente Online

Authors: Anne Rice

Tags: #Erótico, Relato

La liberación de la Bella Durmiente

BOOK: La liberación de la Bella Durmiente
4.93Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

 

Tras cien años de sueño profundo, la Bella Durmiente abrió los ojos al recibir el beso del príncipe.

Se despertó completamente desnuda y sometida en cuerpo y alma a la voluntad de su libertador, el príncipe, quien la reclamó de inmediato como esclava y la trasladó a su reino.

De este modo, con el consentimiento de sus agradecidos padres y ofuscada por el deseo que le inspiraba el joven heredero, Bella fue llevada a la corte de la reina Eleanor, la madre del príncipe, para prestar vasallaje como una más entre los cientos de princesas y príncipes desnudos que servían de juguetes en la corte hasta el momento en que eran premiados con el regreso a sus reinos de origen.

Deslumbrada por los rigores de las salas de adiestramiento y de castigo, la severa prueba del sendero para caballos y también gracias a su creciente voluntad de complacer, Bella se convirtió en la favorita del príncipe y, ocasionalmente, también servía a su ama, lady Juliana.

No obstante, no podía cerrar los ojos al deseo secreto y prohibido que le suscitaba el exquisito esclavo de la reina, el príncipe Alexi, y más tarde el esclavo desobediente, el príncipe Tristán.

Tras vislumbrar por un instante al príncipe Tristán entre los proscritos del castillo, Bella, en un momento de sublevación aparentemente inexplicable, se condenó al mismo castigo destinado para Tristán: la expulsión de la voluptuosa corte y la humillación de los arduos trabajos en el pueblo cercano.

Anne Rice

La liberación de la Bella Durmiente

ePUB v2.0

Piolín.39
14.07.12

Anne Rice con el pseudónimo de A.N. Roquelaure

Título original:
Beauty’s Release

Traducción: Rosa Arruti

1a. edición: octubre 1996

Portada: Piolín.39

Editor original: Piolín.39 (v1.0 a v2.0)

ePub base v2.0

La Liberación de la Bella Durmiente
RESUMEN DE LO ACONTECIDO
En El rapto de la Bella Durmiente:

Tras cien años de sueño profundo, la Bella Durmiente abrió los ojos al recibir el beso del príncipe.

Se despertó completamente desnuda y sometida en cuerpo y alma a la voluntad de su libertador, el príncipe, quien la reclamó de inmediato como esclava y la trasladó a su reino.

De este modo, con el consentimiento de sus agradecidos padres y ofuscada por el deseo que le inspiraba el joven heredero, Bella fue llevada a la corte de la reina Eleanor, la madre del príncipe, para prestar vasallaje como una más entre los cientos de princesas y príncipes desnudos que servían de juguetes en la corte hasta el momento en que eran premiados con el regreso a sus reinos de origen.

Deslumbrada por los rigores de las salas de adiestramiento y de castigo, la severa prueba del sendero para caballos y también gracias a su creciente voluntad de complacer, Bella se convirtió en la favorita del príncipe y, ocasionalmente, también servía a su ama, lady juliana.

No obstante, no podía cerrar los ojos al deseo secreto y prohibido que le suscitaba el exquisito esclavo de la reina, el príncipe Alexi, y más tarde el esclavo desobediente, el príncipe Tristán.

Tras vislumbrar por un instante al príncipe Tristán entre los proscritos del castillo, Bella, en un momento de sublevación aparentemente inexplicable, se condenó al mismo castigo destinado para Tristán: la expulsión de la voluptuosa corte y la humillación de los arduos trabajos en el pueblo cercano.

En El castigo de la Bella Durmiente:

Tras ser vendido al amanecer en la plataforma de subastas del pueblo, Tristán se encontró enseguida maniatado y enjaezado al carruaje de Nicolás, el cronista de la reina, su nuevo, apuesto y joven señor. Por su parte, Bella, que fue destinada a trabajar en el mesón de la señora Lockley, se convirtió en el juguete del principal huésped de la posada, el capitán de la guardia.

Poco después de su separación y venta, tanto Bella como Tristán se sintieron seducidos por la férrea disciplina del pueblo. Los gratos horrores del lugar de escarnio público, el establecimiento de castigo, la granja y el establo, el sometimiento a los soldados que visitaban la posada, todo ello enardecía sus pasiones al tiempo que les infundía un gran terror, hasta hacerles olvidar por completo sus antiguas personalidades.

El severo correctivo que padeció el esclavo fugitivo, el príncipe Laurent, cuyo cuerpo fue atado a una cruz de castigo para ser mostrado en público, sólo sirvió para subyugarlos más.

Mientras Bella por fin encontraba en los castigos un motivo de orgullo a la altura de su espíritu, Tristán se había enamorado desesperadamente de su nuevo amo.

No obstante, cuando la pareja apenas se había reencontrado y los dos se habían confiado su desvergonzada felicidad, un grupo de soldados enemigos atacó el pueblo por sorpresa. Bella, Tristán y otros esclavos escogidos, entre los que se hallaba el príncipe Laurent, fueron secuestrados y trasladados por mar hasta la tierra de un nuevo señor, el sultán.

A las pocas horas del ataque, los cautivos se enteraron de que no iban a ser rescatados. Según lo acordado entre sus soberanos, habían sido condenados a servir en el palacio del sultán hasta que llegara el momento de volver sanos y salvos junto a la reina Eleanor para someterse a nuevas penalidades.

Los esclavos, a quienes retienen en jaulas doradas y rectangulares en la bodega del barco del sultán, aceptan su nuevo destino.

Nuestra historia continúa:

Es de noche en el tranquilo buque. El largo viaje llega a su fin.

El príncipe Laurent está a solas con sus pensamientos y reflexiona sobre su esclavitud...

CAUTIVOS EN EL MAR

Laurent:

Es noche cerrada.

Algo había cambiado. En cuanto abrí los ojos supe que nos acercábamos a tierra. Incluso en la lóbrega bodega percibí el olor característico de tierra firme.

Así que el viaje está llegando a su fin, pensé. Finalmente sabremos lo que nos depara esta nueva cautividad en la que estamos destinados a ser inferiores e incluso más abyectos que antes.

Experimenté miedo, pero también cierto alivio. Sentí tanta curiosidad como terror.

A la luz de un farol, vi que Tristán yacía despierto en su jaula, con el rostro alerta y la mirada perdida en la oscuridad. Él también sabía que el viaje casi había concluido.

Sin embargo, las princesas desnudas continuaban durmiendo. Parecían bestias exóticas en sus jaulas doradas. La menuda y cautivadora Bella era como una llama amarilla en la penumbra; el cabello negro y rizado de Rosalynd cubría su blanca espalda, hasta la curva de las pequeñas nalgas redondeadas. Arriba, la grácil y delicada figura de Elena permanecía tumbada de espaldas, con su lisa cabellera de color castaño extendida sobre la almohada.

Qué carne tan apetitosa la de estas tres tiernas compañeras de cautividad: los redondeados bracitos y piernas de Bella pedían a gritos que la pellizcaran, allí acurrucada entre las sábanas; la cabeza de Elena estaba reclinada hacia atrás, abandonada por completo al sueño, con las largas y delgadas piernas muy separadas y una rodilla apoyada contra los barrotes de la jaula; Rosalynd se puso de costado mientras yo la miraba, y sus grandes pechos de rosados, oscuros y erectos pezones cayeron apaciblemente hacia delante.

Más a la derecha, el moreno Dimitri rivalizaba en belleza con el rubio Tristán. El rostro de Dimitri, sumido en un profundo sueño, exhibía una frialdad peculiar pese a que cuando estaba despierto era el más afable y tolerante de nuestro grupo. Probablemente los príncipes, enjaulados con las mismas precauciones que las princesas, no parecíamos más humanos ni menos exóticos que nuestras compañeras.

Todos llevábamos entre las piernas nuestra correspondiente protección de malla dorada, lo que prohibía hasta el más mínimo examen de nuestros ansiosos sexos. Todos habíamos llegado a conocernos muy bien durante las largas noches en alta mar, cuando los guardias no estaban lo bastante cerca para oír nuestros susurros; y en las largas horas de silencio, que ocupábamos en pensar y soñar, quizá llegamos a conocernos mejor a nosotros mismos.

—¿Os habéis dado cuenta, Laurent? —susurró Tristán—. Estamos cerca de la costa.

Tristán era el más angustiado. Lamentaba la pérdida de su amo, Nicolás, aunque no por eso dejaba de observar todo lo que pasaba a su alrededor.

—Sí —respondí en voz baja, echándole un vistazo. Su mirada azul lanzó un destello—. No puede estar muy lejos.

—Sólo espero que...

—¿Sí? —insistí yo—. ¿Se puede esperar algo, Tristán?

—... que no nos separen.

No respondí. Me recosté y cerré los ojos. ¿Qué sentido tenía hablar si pronto nos revelarían nuestro destino y no podríamos hacer nada para alterarlo?

—Pase lo que pase —dije distraídamente—, me alegro de que el viaje haya finalizado y de que pronto sirvamos para algo.

Tras las pruebas iniciales que nuestras pasiones tuvieron que soportar, los secuestradores no habían vuelto a hacernos caso. Durante toda una quincena nos habíamos sentido torturados por nuestros propios deseos. Los jóvenes criados que nos cuidaban se limitaban a reírse quedamente de nosotros y se apresuraban a atarnos las manos cada vez que nos atrevíamos a tocar los triángulos de malla que aprisionaban nuestras partes íntimas.

Por lo visto, todos habíamos sufrido por igual. No teníamos nada con que distraernos en la bodega del barco aparte de la visión de nuestras desnudeces.

No podía evitar preguntarme si estos jóvenes cuidadores, tan atentos en todos los demás aspectos se percataban del adiestramiento implacable que habíamos recibido en los apetitos de la carne, si eran conscientes de que nuestros señores y amas nos habían enseñado en la corte de la reina a anhelar hasta el chasquido de la correa para aliviar el fuego interior que nos consumía.

Durante el anterior vasallaje nunca había transcurrido más de medio día sin que hubieran empleado por completo nuestros cuerpos; hasta los más obedientes habíamos recibido castigos constantes, y los que habían sido enviados del castillo a la penitencia del pueblo tampoco habían conocido un descanso mucho mayor.

Eran mundos diferentes. Eso habíamos convenido Tristán y yo durante nuestras susurrantes conversaciones nocturnas. Tanto en el pueblo como en el castillo se esperaba que habláramos, aunque sólo fuera para decir «sí, mi señor» o «sí mi señora". Nos daban órdenes explícitas y nos enviaban de vez en cuando a hacer recados sin ningún acompañante. Tristán incluso había conversado largo y tendido con su apreciado amo, Nicolás.

Sin embargo, antes de dejar el dominio de nuestra reina nos habían advertido que estos sirvientes del sultán nos tratarían como si fuéramos animales. Aunque aprendiéramos su extraña lengua extranjera, jamás nos hablarían. En la sultanía, cualquier humilde esclavo del placer que intentara hablar se ganaba un castigo inmediato y severo.

Las advertencias se habían confirmado. A lo largo de todo el viaje nos habían premiado con palmaditas y caricias, y nos habían conducido de un lado a otro acompañados por el más tierno y condescendiente de los silencios.

En una ocasión en que la princesa Elena, llevada por la desesperación y el aburrimiento, habló en voz alta para rogar que le permitieran salir de la jaula, los criados la amordazaron de inmediato. Luego le ataron los tobillos y las muñecas a la cintura por la espalda y colgaron su cimbreante cuerpo de una cadena sujeta al techo de la bodega. Así estuvo mientras sus asistentes la miraban con gesto ceñudo, indignados y escandalizados, hasta que sus vanas protestas cesaron.

BOOK: La liberación de la Bella Durmiente
4.93Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Other books

A Silly Millimeter by Steve Bellinger
Breaking Josephine by Stewart, Marie
The Bleeding Heart by Marilyn French
The Getaway by Bateman, Sonya
Hidden Prey (Lawmen) by Cheyenne McCray
Serpent of Fire by D. K. Holmberg
Lucca by Karen Michelle Nutt
Heartache Falls by Emily March
The Chosen by Snow, Jenika