Read Tormenta de sangre Online

Authors: Mike Lee Dan Abnett

Tormenta de sangre (48 page)

BOOK: Tormenta de sangre
3.75Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Justo cuando llegaba hasta él, el guardián puso un pie dentro de un bucle del cordel. Malus tiró con todas sus fuerzas para tensarlo en el momento en que el monstruo dio otro paso. La descomunal criatura tropezó y agitó los brazos para intentar recobrar el equilibrio, y luego, con un desesperado bramido, se precipitó por encima de la cabeza de Malus hacia el fondo del abismo central. El noble soltó el cordel y oyó cómo el alarido se alejaba. Para cuando Malus hubo subido a la escalera y hubo rodado, jadeante, hasta quedar de espaldas, la criatura impactó contra el fondo con un sonido como el de una campana enorme.

Al otro lado de la puerta doble del final de la escalera encontró una pequeña habitación octogonal. Dentro había un complicado conjunto de sigilos tallados en el suelo, en torno a un pedestal de piedra. Al pie del pedestal yacía un esqueleto contorsionado, cuya postura denotaba una muerte dolorosa. Sobre el pedestal descansaba un ídolo forjado en latón, de apenas treinta centímetros de altura.

El ídolo de Kolkuth. Al verlo, Malus esperaba sentirse triunfante, pero en cambio le sobrevino una especie de asco.

—¿Tanta sangre e intrigas por un trozo de chatarra de latón? —se preguntó.

—¿Puede el latón alterar el tiempo y el espacio a capricho de su dueño? —replicó Tz'arkan—. Cógelo, Malus. Tienes la segunda reliquia al alcance de la mano.

En el aire de la pequeña estancia palpitaban poderosas energías. Malus estudió el esqueleto con precaución.

—¿Es Eradorius?

—En efecto —confirmó el demonio, algo divertido—. Tantos esfuerzos para construir una torre en la que pensaba que yo no podría encontrarlo... Este loco erigió un laberinto que escapa a la comprensión de los hombres mortales, y puso en él un guardián implacable para que la protegiera... Pero en su celo paranoico le entregó demasiado poder al guardián, que no sólo mantuvo fuera a los demás, sino que dejó a Eradorius atrapado dentro. Una ironía maravillosa, ¿no te parece?

Al avanzar, las puntas de las botas de Malus rozaron el borde de los sigilos... y lo inundó una poderosa ola de desorientación, como si él fuese un trozo de madera arrojado a un mar tormentoso, y sin embargo, al mismo tiempo, todo le resultaba familiar, como si hubiese estado allí muchas veces antes.

Se dio cuenta de que el tiempo y el espacio se deformaban dentro de los bucles de los sigilos. Avanzó otro paso hacia el ídolo, y su mente se inundó de visiones.

Colgaba de unos ganchos dentro de la torre del vaulkhar, delirante de dolor.

Se encontraba de pie sobre la cubierta de un barco agitado, en medio de una batalla, y se agachaba en el último instante para evitar una saeta de ballesta disparada por un aspirante a asesino.

Estaba en medio de una arremolinada refriega, y esquivaba por poco un tajo de la espada con que Bruglir pretendía decapitarlo.

Todos los puntos conducían a ese momento. Malus avanzó otro paso, y las visiones continuaron para adentrarse en el futuro.

Alzaba los brazos con gesto de triunfo sobre una extensión de arena manchada de sangre, con la cabeza de un druchii decapitada en las manos.

Él y Yasmir caminando hacia él por un puente hecho de cráneos, desnudos y luminosos; ella con las destellantes dagas en las manos.

Vio una torre a contraluz sobre un hirviente cielo rojo, ase diada por un ejército que ennegrecía la nevada tierra y pedía a gritos su sangre.

Malus tropezó y avanzó con rapidez, y las visiones se aceleraron.

Se vio sobre un trono de roble rojo con un collar de vaulkhar en torno al cuello.

Se vio a la cabeza de un vasto ejército druchii que cargaba por un camino hacia un ejército elfo que lo aguardaba, con los altos acantilados de Ulthuan encumbrándose por encima de su cabeza.

Estaba de pie en una grandiosa torre de Naggaroth, y miraba hacia un paisaje inundado de oscuridad y tormentas.

La mano con que el noble palpaba ante sí se cerró sobre algo frío y duro. Alzó al ídolo del lugar donde descansaba, y se produjo un cegador destello de luz blanca.

Malus salió dando traspiés por el portal de Urial, y se halló en medio de una violenta tempestad. El viento y la lluvia acometían la ciudadela, y aullaban al atravesar el agujero abierto por el demonio skinrider. Cuando el noble cayó de rodillas, la lluvia fría le pareció una bendición de la Madre Oscura. De las junturas de su armadura ascendía vapor, y él jadeaba para inspirar ávidamente el aire húmedo.

Urial se tambaleó, casi sin fuerzas, y extendió una temblorosa mano para apoyarse en una pared cercana. Hauclir se encontraba al pie de la escalera de la torre, rodeado por los cuerpos de media docena de skinriders. A los pies del guardia se encharcaban sangre y bilis que aguaba la lluvia torrencial.

Hauclir corrió hacia Malus.

—¿Estás bien, mi señor?

Malus asintió con la cabeza.

—Bastante bien, por ahora —replicó—. ¿Cuánto he tardado?

—Unos pocos minutos —informó Hauclir a gritos para hacerse oír por encima del viento—. En un momento, las cosas estaban tal y como las dejaste, y luego, de repente, oímos un alarido terrible y arreció el viento.

—Fue el demonio —dijo Urial con voz cansada—. La magia que rodeaba la isla ha desaparecido, y el espíritu fue atraído de vuelta a la Oscuridad Exterior.

—¿Y la tormenta? —preguntó Malus.

—El mundo reclama la isla —replicó Urial—. Es una tormenta de tiempo que estalla sobre el islote y todo lo que hay en él. —Mientras decía esto, se produjeron una serie de ruidos penetrantes, y una enorme telaraña de rajaduras se propagó por los ladrillos que formaban el muro cercano—. ¡Será mejor largarse de aquí!

Los druchii salieron dando traspiés al viento y el aguacero. En el exterior hallaron una escena de terrible devastación. La flota de los skinriders ardía o estaba trabada en los estertores de mortales acciones de abordaje con los supervivientes de la flota druchii. De las siete naves de Bruglir sólo tres habían sobrevivido, y dos de ellas parecían demasiado dañadas para hacerse a la mar. Se oyeron potentes detonaciones en la ensenada cuando comenzó a fallar la brujería que mantenía de una pieza a los barcos de los skinriders, y las junturas podridas reventaron mientras los mástiles caían de los encajes. En la orilla, un dosel de humo ascendía de la aldea abandonada, donde un edificio tras otro se derrumbaba bajo la avalancha de los años.

Se oyó un estruendo terrible procedente de lo alto. De inmediato, el noble corrió por la pendiente del dique marino y halló un saledizo bajo el que meterse justo cuando la ciudadela comenzaba a derrumbarse. Los ladrillos antiguos estallaban en polvo al chocar contra el dique. Una catapulta que pesaba tanto como una docena de hombres voló en arco por el aire y cayó dentro de la ensenada, donde alzó una tremenda cortina de agua. Al otro lado de la pequeña bahía se oyó otro estruendo rechinante cuando la torre del jefe también se derrumbó y derramó su contenido que cayó por la pared del acantilado.

Cuando el último de los ladrillos se hizo pedazos y cayó a las aguas de la ensenada, el viento amainó hasta casi cesar. En el fondeadero, los barcos de los skinriders se hundían, con las bodegas inundadas. Columnas de humo ascendían hacia lo alto desde los ruinosos cascos en llamas. Desde lejos llegaron hasta Malus los gritos de guerra de los corsarios druchii, que se recobraban de la conmoción de la tormenta y se lanzaron contra los desmoralizados oponentes. La batalla había acabado; entonces comenzarían la carnicería y la celebración.

Cuando el viento era favorable, llevaba hasta Malus los alaridos de los moribundos.

Habían hecho unos cuantos centenares de prisioneros después de la batalla, y los supervivientes de la flota de Bruglir habían saciado su sed de dolor sobre los cuerpos ya torturados de los enemigos. A despecho de que la voz popular decía que aquellos piratas estaban más allá del sufrimiento, los druchii hallaron modos de hacer que los skinriders sufrieran por lo que habían hecho.

La caverna de debajo de la ciudadela aún olía a podredumbre, pero Malus apenas lo notó. Avanzaba por la cueva, con cuidado de no pisar los cuerpos retorcidos. De vez en cuando oía, a lo lejos, los gritos de otros marineros druchii que buscaban a su santa viviente. Urial continuaba convencido de que Yasmir había sobrevivido a la batalla y la hallarían ilesa. Estaba claro que la tripulación también lo creía, y eso era lo único que importaba. Cuando los corsarios no buscaban a Yasmir, se dedicaban a abrir las bóvedas de tesoros de las profundidades de la ciudadela, y a sacar cofres de oro a la luz del día. Hauclir se había hecho cargo de las tareas de recuperación, que progresaban aprisa.

Malus se arrodilló junto al cuerpo de un druchii que llevaba armadura de corsario. El cadáver estaba rígido, pero aún no había comenzado a pudrirse en el aire fresco. Hizo rodar al muerto hasta dejarlo de espaldas, y frunció el entrecejo al descubrir que no era el que buscaba. El noble, arrodillado, se sentó sobre los pies y recorrió la carnicería con la mirada. Sus ojos se posaron sobre otra figura que se encontraba más cerca del foso de sacrificio. Tras asentir para sí mismo, se encaminó hacia el cadáver.

Habían pasado tres días desde la batalla de la ensenada. Después de salir por el portal mágico, el sueño de Malus se había visto libre de portentos. Entonces lo inquietaban sus pensamientos de vigilia.

Al llegar al cadáver, supo de inmediato que era el que buscaba. Con un gruñido debido al esfuerzo, bizo rodar el cuerpo para tenderlo de espaldas, y lo estudió pensativamente. Pasado un momento, sacó del cinturón un cuchillo de hoja estrecha y se inclinó sobre el rostro destrozado. El agudo filo se hundió fácilmente en la piel suelta. El noble sonrió levemente mientras hacía cortes con largos movimientos elegantes.

Sabía que tendría que rendir cuentas cuando regresara a Hag Graef. Lurhan se pondría furioso cuando se enterara de la muerte de su primogénito. Bruglir había sido el sucesor escogido por el vaulkhar, su orgullo y alegría, pero Lurhan era también un hombre pragmático. Otro de sus hijos tendría que pasar a ocupar el lugar de Bruglir.

El noble dejó el cuchillo a un lado y levantó el resultado de su obra con dedos delicados. Dentro de pocos meses, regresaría al Hag como héroe conquistador, y tanto el drachau como su padre tendrían que tratarlo como tal. A partir de entonces, las posibilidades serían ilimitadas.

Malus alzó la cara de Bruglir a la luz, y la colocó cuidadosamente sobre la suya propia.

—Máscaras sobre máscaras... —dijo con una sonrisa afectada. Le quedaba bien.

BOOK: Tormenta de sangre
3.75Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Other books

Never Knowing by Stevens, Chevy
Captured & Seduced by Shelley Munro
The Beginning by Tina Anne
Fuel by Naomi Shihab Nye
Advice by Clyde by Amber Lynn
The Anatomy of Death by Felicity Young
Great Short Stories by American Women by Candace Ward (Editor)
Dixon's Duty by Jenna Byrnes
The Professional Part 2 by Cole, Kresley