Read Canciones para Paula Online

Authors: Blue Jeans

Tags: #GusiX, Infantil y Juvenil, Romántico

Canciones para Paula

BOOK: Canciones para Paula
ads

 

Paula, una joven a punto de cumplir los 17, se ha citado con Ángel, un chico de 22 años al que ha conocido por internet. Está nerviosa e ilusionada. Los minutos pasan y el chico no llega, por lo que ella decide meterse en un café cercano. Allí tiene un divertido encuentro con Álex, un desconocido, que casualmente está leyendo el mismo libro que ella. Ambos son jóvenes y guapos… Álex tiene que irse precipitadamente porque tiene un compromiso. Cuando Paula ya se dispone a salir, aparece Ángel y se disculpa por el gran retraso. Él es periodista y esa tarde ha tenido que entrevistar a Katia, la cantante de moda…

Canciones Para Paula es una novela fresca y juvenil que cuenta la historia de Paula, una adolescente de casi 17 años que se enamora de Ángel, un chico un poco mayor que ella que conoce por internet. Sin embargo, cuando todo les va genial aparece Álex, a quien sólo conoce de un ratito pero cuyo encuentro es de cine. Además, Paula no sabe que tiene un admirador y que está más cerca de lo que se podría esperar… Todo un embrollo de amores y desamores de los que serán testigos sus mejores amigas, "Las Sugus", que no se separarán de Paula.

Amor, desamor, encuentros, mentiras, amistad, música… Todo tiene cabida en esta romántica historia que sin duda te mantendrá sin pestañear hasta el final.

Blue Jeans

Canciones para Paula

ePUB v1.0

GusiX
05.02.12

Capítulo 1

Seis de la tarde de un día de marzo.

Mira de nuevo su reloj y se sopla el flequillo. Vistazo a un lado, a otro. Nada. Ni rastro de la flor roja.

Dos días antes.

Él: "Llevaré una rosa roja para que sepas quién soy".

Ella: "¿Una rosa roja? ¡Qué clásico!".

Él: "Ya sabes que lo soy".

Ella: "Yo llevaré una mochila fucsia de las Supernenas".

Él: "¡Qué infantil eres!".

Ella: "Ya sabes que lo soy".

Seis y cuarto de la tarde de un día de marzo.

"Será capullo. Si al final resulta que estas van a tener razón…".

Paula mira de nuevo su reloj. Suspira. Se ajusta la falda que se ha comprado expresamente para la cita. También lleva ropa interior nueva, aunque sabe perfectamente que no llegarán tan lejos. Da pequeños golpecitos con el tacón en el suelo. Empieza a estar realmente enfadada.

Un día antes.

Ella: "¿Estás seguro de lo que vamos a hacer?".

Él: "No. Pero tenemos que hacerlo".

Ella: "Como no aparezcas…".

Él: "Apareceré".

Seis y media de la tarde de un día de marzo.

Paula se resigna. Si al menos le hubiese dado el móvil… Se pone la mano en la frente. Está acalorada y eso que allí hace un frío que pela. No puede creerse que él no se haya presentado. Vuelve a mirar a todas partes en busca de una flor roja. Nada.

—Eres un capullo —dice en alto, pero no lo suficiente como para que alguien la oiga.

La noche anterior.

Él: "Te quiero".

Ella: "TQ".

Seis y treinta y seis de la tarde de un día de marzo.

Paula se ha cansado de esperar. Tiene calor. Poco después tiene frío. Saca una goma de uno de los bolsillos de la mochila de las Supernenas y se coge una cola. Se había alisado el pelo para la ocasión, pero ahora ya le da igual. El capullo no se ha presentado. "Capullo".

"¿Y ahora?". Es pronto para volver a casa y por nada del mundo quiere estar cerca de su PC. Necesita un buen café con el que aliviar las penas.

Justo enfrente ve un Starbucks. Camina hacia el paso de cebra para cruzar la calle haciendo mil y una muecas de fastidio. Mientras espera que el muñequito del semáforo se ponga en verde, recuerda la conversación con sus amigas en el instituto.

Ese mismo día por la mañana.

Paula: "A las cinco y media".

Cris: "Tía, no me lo puedo creer. ¿De verdad que has quedado con ese tío?".

Diana: "¡Qué fuerte me parece!".

Paula: "Creo que es el momento de que por fin nos conozcamos".

Miriam: "Pero si ni siquiera os habéis visto en foto…". Paula: "Ya lo sé, pero me gusta y yo le gusto a él. No necesitamos fotos".

Diana. "¿Y si es un enfermo o un depravado sexual de esos…?".

Miriam: "Eso es lo que a ti te gustaría encontrar, ¿eh, Diana? Un loco que ande todo el día pensando en el sexo".

Todas ríen menos Diana, que intenta dar un tortazo a Miriam, pero esta lo esquiva hábilmente.

Cris: "¿Y si no se presenta?".

Paula: "Se presentará".

Miriam: "Puede que no".

Diana: "Puede que no".

Paula: "¡¡¡¡Os digo que sí!!!!".

Profesor de Matemáticas: "Señorita García, ya sé que le entusiasman las derivadas, pero haga el favor de contenerse un poco en clase. Y ahora, ¿puede usted salir a la pizarra a ilustrarnos con su sapiencia?".

La conversación termina y ahora todas ríen menos Paula que, de mala gana, se levanta y se dirige al encerado.

Seis y cuarenta de la tarde de un día de marzo.

Paula abre la puerta del Starbucks. No hay nadie haciendo cola. Un chico calvo y delgado, con barbita, la atiende con una bonita sonrisa. La chica pide un
caramel macchiato
, una especialidad con caramelo y vainilla. Paga la consumición y sube a la planta de arriba a tratar de poner un poco de orden en su desordenada cabeza.

La sala está prácticamente vacía. Una parejita tontea en un sillón cerca de uno de los grandes ventanales que dan a la calle. Paula los mira de reojo.

"Qué mala pata, han cogido el mejor sitio…".

Cerca de la pareja hay otro sillón que le satisface, pero lo descarta al encontrarse demasiado cerca de aquellos novios. No es plan molestarles. Así que finalmente se decanta por un lugar alejado y esquinado, cerca de otra ventana, pero con menos luz y peor vista.

Paula mira el tráfico de la ciudad. Está pensativa y triste: tiene que reconocer ante sí misma que confiaba en que él se presentaría. Tras dos meses hablando cada día, contándose cosas, riendo, casi enamorándose…, a la hora de la verdad, él había sido un cobarde. O quizá no era lo que decía ser y finalmente ha dado por concluida la relación.

"No, no puede ser. Eso no puede ser".

Da un sorbo a su
caramel macchiato
. Inevitablemente se mancha los labios y la espuma le deja una especie de bigotillo bajo la nariz. Intenta llegar con la lengua, pero es inútil. El caramelo ha hecho de las suyas. "Mierda, no he cogido servilletas y paso de cruzarme delante de esos dos otra vez".

Mira en la mochila de las Supernenas, pero no encuentra pañuelos de papel. Suspira. Saca el libro que llevaba dentro y lo coloca sobre la mesa para continuar su rastreo con menos obstáculos. Nada. Y vuelve a suspirar.

Durante la exploración mochilera, un chico ha entrado en la sala y se ha sentado justo en el sillón que está enfrente de Paula. En el tercer suspiro, al levantar la cabeza, ella lo ve. La está mirando. Es guapo. Le sonríe. Paula recuerda que aún está manchada y disimuladamente arroja el libro al suelo. Cuando se agacha para recogerlo, aprovecha y con la mano se limpia la boca, los labios, hasta se frota la nariz por si acaso. Salvada.

Pero de repente su rostro bajo la mesa se topa con el rostro del chico guapo que se ha acercado y está agachado junto a Paula. Sin decir nada, el joven saca un pañuelo de papel de un paquete que llevaba en el bolsillo y se lo da.

—Toma —le dice mientras le ofrece un clínex con una amplia sonrisa. "Una sonrisa maravillosa", piensa Paula—. Aunque igual ya no lo necesitas.

Paula se quiere morir al escuchar las palabras del joven guapo de la sonrisa maravillosa. Se muere de vergüenza. Sus mejillas enrojecen y, al incorporarse con el libro en la mano, se da un cabezazo contra la mesa.

—¡Ay!

—¿Te has hecho daño?

—No. —Paula ve al chico de pie. Es bastante alto. Lleva una sudadera negra y unos pantalones vaqueros azules algo gastados. Tiene unos ojos grandes y castaños, y lleva el pelo un poco más largo que lo que a ella le hubiese gustado. Pero es realmente guapo—. Y tampoco necesito tu pañuelo.

El joven sonríe y se guarda el pañuelo en el bolsillo.

—Muy bien. Me vuelvo a mi sitio.

Paula agacha la mirada y espera a que el desconocido se siente de nuevo. Cuando intuye que el joven está otra vez sentado, levanta un poco la vista para comprobarlo. Así es.

"Qué guapo es… ¡Basta!, ¿en qué estás pensando, Paula?". Un leve dolor en la cabeza, justo donde se ha dado el golpe, le devuelve a la realidad, pero al tocarse no nota ningún chichón. "Menos mal. Era lo que le faltaba". "Hija, si es que tienes la

cabeza muy dura", le suele decir su madre a menudo. Mira por dónde, y sin que valga de precedente, tiene que darle la razón.

Paula sonríe por primera vez en toda la tarde. Da un nuevo sorbo a su bebida, esta vez con cuidado de no mancharse, y abre el libro por la página donde unas horas antes lo había dejado. Es
Perdona si te llamo amor
, de Federico Moccia. Trata de una joven estudiante de diecisiete años y un publicista de treinta y seis que se enamoran. Paula no es una gran aficionada a la lectura, pero Miriam le ha hablado tanto de este libro que finalmente decidió leerlo. Y le entusiasma. Le apasionan la madurez de Niki, la protagonista, solo un año mayor que ella, y su capacidad para conquistar a un hombre mucho mayor como Alessandro. Sí. Ojalá ella algún día tuviera una historia de amor tan intensa como aquella, aunque le gustaría que el chico no fuese tan mayor, claro.

Entonces de nuevo le viene a la mente el plantón. Aquel capullo la ha dejado tirada.

"Ufff".

Casi sin querer, mira al sillón donde está el chico guapo de la sonrisa maravillosa. Esta vez él no la está mirando a ella.

—No me lo puedo creer —se le escapa a Paula en voz alta. El joven está leyendo un libro, prácticamente a punto ya de terminarlo. Paula inclina la cabeza para leer el título y cerciorarse de que no se equivoca:
Perdona si te llamo amor
.

En esos momentos, el chico se da cuenta de que los ojos de Paula están puestos sobre él. La observa, después dirige su mirada hacia la portada del libro, luego otra vez a ella y finalmente sonríe. Con esa sonrisa maravillosa de nuevo.

—¿Te está gustando? —le pregunta el joven, alzando un poco la voz.

"Pues claro que me gusta, estúpido. Cómo no me iba a gustar esa sonrisa, si es la más bonita que he visto nunca…", piensa ella antes de responder:

—¿Perdona? —pregunta Paula con cara de sorpresa como si la hubieran radiografiado la mente.

—He visto antes, cuando se te ha caído el libro…, bueno, en realidad, cuando he llegado y tú estabas buscando algo en tu mochila, he visto que estamos leyendo el mismo libro. Y te preguntaba que si te está gustando.

—Ah, eso. Sí, sí que me está gustando. —Es una bonita historia. Espera…

Entonces el joven se levanta del sillón, coge su bebida y el libro, y se sienta al lado de Paula. La chica, sorprendida, vuelve a ponerse colorada. No es guapo: es guapísimo.

—¿Te importa? Es para no estar gritando todo el tiempo…

—No, claro. Siéntate.

Pero justo en ese instante suena con fuerza
Don't stop de music
, de Rihanna, desde dentro de la mochila de las Supernenas. Paula da un respingo y se apresura a buscar su teléfono móvil. Varios segundos después por fin da con él. Es Miriam.

ADS
15.4Mb size Format: txt, pdf, ePub
READ BOOK DOWNLOAD BOOK

Other books

Covert Cravings by Maggie Carpenter
Sing Me Your Scars (Apex Voices Book 3) by Damien Angelica Walters
Silent Mercy by Linda Fairstein
The Good Sister: Part One by London Saint James
Dr. White's Baby Wish by Sue MacKay
Harness by Viola Grace
Shrapnel by William Wharton
Parties & Potions #4 by Sarah Mlynowski
Virus by Sarah Langan